La salvaron del matadero justo antes de ser vendida como carne. El infierno por fin acabó para ella

Apenas vio a su héroe, se aferró a sus brazos y no dejó que la abandonara.

En algunos países aún tienen mataderos clandestinos de perros. Allí los encierran y esperan su turno de morir, para que luego su carne sea comercializada. Lo peor de todo, es que antes de morir deben recibir maltrato, hacinamiento y están expuestos a contraer un montón de enfermedades… porque nadie supervisa que estén bien de salud.

Consciente de la situación, Michael Chour, el fundador del refugio The Sound of Animals, visitó una granja de perros en Phnom Penh, Camboya e hizo todo lo posible para salvar a la mayor cantidad de ellos.

Fue en esa misión cuando conoció a Sanie, una perrita enjaulada y totalmente aterrorizada.

Facebook @The Sound Of Animals

Enseguida fue tras ella, y aunque parecía estar un poco en shock cuando la estaban salvando, cada pasó que daba su héroe la convencían de que estaba apunto de abandonar ese infierno para siempre. 

«Cuando salió de la jaula, todavía estaba aterrorizada, y estaba mirando al carnicero», le dijo Chour a The Dodo. «Pero después de darle la espalda, se empujó contra mí y puso su cabeza debajo de la mía».

Entonces, cuando estuvo totalmente a salvo, se aseguró de que el hombre no la abandonara. Lo abrazó y se negó a soltarlo.

Facebook @The Sound Of Animals

Incluso cuando fueron a la clínica veterinaria para que revisaran su salud, aún quería mantenerse en los brazos de Michael. 

Facebook @The Sound Of Animals

Lo que viene ahora para Sanie será mucho mejor que su pasado. Si bien parece ser una perrita de casa que terminó en la calle y luego llegó a un matadero, sería muy difícil encontrar a sus primeros dueños… así que probablemente terminará viviendo con unos humanos desconocidos pero que estarán dispuestos a cuidarla y a brindarle todo el amor que necesita, sobre todo después de los traumas que vivió en ese terrible lugar.

Mira aquí parte de su rescate:

Ahora le espera una vida de pura felicidad.

!function(f,b,e,v,n,t,s){if(f.fbq)return;n=f.fbq=function(){n.callMethod?
n.callMethod.apply(n,arguments):n.queue.push(arguments)};if(!f._fbq)f._fbq=n;
n.push=n;n.loaded=!0;n.version=’2.0′;n.queue=[];t=b.createElement(e);t.async=!0;
t.src=v;s=b.getElementsByTagName(e)[0];s.parentNode.insertBefore(t,s)}(window,
document,’script’,’//connect.facebook.net/en_US/fbevents.js’);

fbq(‘init’, ‘454258568094374’);
fbq(‘track’, “PageView”);
window.fbAsyncInit = function() {
FB.init({
appId : ‘367087496758242’,
autoLogAppEvents : true,
xfbml : true,
version : ‘v2.11’
});
};

(function(d, s, id){
var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0];
if (d.getElementById(id)) {return;}
js = d.createElement(s); js.id = id;
js.src = “https://connect.facebook.net/en_US/sdk.js”;
fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);
}(document, ‘script’, ‘facebook-jssdk’));

Enjoyed this video?
"No Thanks. Please Close This Box!"