Lo que tú puedes hacer en casa para reducir el uso del plástico y sus consecuencias

En el mundo, diariamente se producen enormes cantidades de paquetes y envoltorios de plástico para almacenar, transportar y consumir la mayoría de productos que necesitamos para vivir.

Desde hace varios años hemos empezado a visibilizar la serie de problemas ambientales que son causados por la producción de este plástico de consumo masivo. Por esa razón, es normal ver actualmente numerosas campañas ecológicas creadas con el fin de concienciarnos sobre la gravedad de este problema de contaminación.

Y no es para menos porque esta situación es verdaderamente preocupante.

Aún así, una cosa incluso más grave es que parece ser que no somos capaces de comprender el riesgo ecológico en el que nos encontramos.

Ya que, si bien la cantidad de campañas ecológicas y de conciencia ambiental han aumentado, hasta llegar a parecernos normales, también lo ha hecho el consumo mundial de plástico, eso sí de una forma anormal e incluso brutal.

contaminación

Hoy en el mundo de habla sobre la enorme cantidad de plástico que contienen nuestros océanos, pero son pocas medidas las que toman nuestros gobiernos para asegurarnos su disminución.

Por el contrario, el tamaño de estos “parches plásticos” crece exponencialmente. Tanto así que, según un informe presentado en el Foro Económico Mundial, para el 2050 se calcula habrá más plástico que peces en nuestros mares. Esto mientras sigamos produciendo y deshaciéndonos de este material tal como lo hacemos hoy día.

Además, otro de los alarmantes datos presentados establece que en los últimos 50 años el consumo mundial de plástico se ha multiplicado por 20 y se espera que se duplique en los próximos 20. En otras palabras, se calcula que para el 2050 se producirá tres veces la misma cantidad de plástico que se produjo en el 2014.

Al parecer el futuro no solo es incierto sino también preocupante.

Y mientras eso pasa, las grandes industrias siguen produciendo más envases plásticos para que no se detenga su cadena de producción sin asegurarse de que estos vayan a ser reutilizados o correctamente desechados.

En la actualidad nuestros sistemas de recolección y tratamiento de basuras plásticas pierden aproximadamente un tercio de este material, el cual termina siendo consumido por animales marinos o flotando sobre las aguas.

Otros datos recopilados por medio de entrevistas a expertos en el tema, demuestran que la presencia de basuras plásticas en los océanos le cuesta aproximadamente 13 mil millones de dólares a las industrias del turismo, de transporte fluvial y a la pesquera.

Finalmente, este informe concluye que los gobiernos ya deben estar preocupados por crear modelos que incentiven la recolección y el reciclaje del plástico, la creación de materiales más eficientes ecológicamente hablando y la mejora de los procesos de transporte para que la basura plástica no termine perdiéndose en el mar.

¿Te gustaría ser parte de la solución?

Puedes ayudar a reducir la cantidad de plástico que llega a los océanos cambiando la manera en la que usas cierta clase de prendas de vestir.

Actualmente existe un problema ambiental con la ropa hecha a partir de fibras sintéticas (poliéster, nylon, etc.). La razón es que estos materiales liberan grandes cantidades de microfibras plásticas, en promedio 700.000 en un solo ciclo de lavado.

reducir uso del plástico

El hecho de que las microfibras sean pequeños restos de plástico de aproximadamente un milímetro de longitud, las hace altamente dañinas por su capacidad de ensuciar desde los cauces de los ríos hasta los mares.

A inicios de este año, por medio de un estudio investigadores del Reino Unido lograron encontrar restos plásticos tanto en ostras extraídas de las aguas británicas como en las compradas en los supermercados.

Además también se comprobó que estas microfibras son capaces de alterar el comportamiento de los animales que las consumen.

Aunque actualmente se trabaja por exigir nuevas tecnologías y nuevos parámetros para la fabricación de ropa a partir de materiales sintéticos, las industrias tardarán bastante tiempo en adaptar sus procesos para que estos sean respetuosos con nuestro medio ambiente.

Por eso queremos dejarte una lista de consejos, para que no nos quedemos de brazos cruzados frente a esta situación y juntos empecemos a ser parte del cambio.

  1. Lavar a maquina a baja temperatura y hacerlo con cargas completas.
  2. Hacerlo en ciclos cortos y a bajas revoluciones.
  3. Evitar el uso de detergentes con alto pH y agentes oxidantes.
  4. Lavar con la menor frecuencia posible.

(function() {

var loaded = false;
var loadFB = function() {
if (loaded) return;
loaded = true;
(function (d, s, id) {
var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0];
if (d.getElementById(id)) return;
js = d.createElement(s);
js.id = id;
js.src = “http://connect.facebook.net/es_ES/sdk.js#xfbml=1&version=v3.0&appId=298578136978240”;
fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);
}(document, ‘script’, ‘facebook-jssdk’));
};
setTimeout(loadFB, 0);
document.body.addEventListener(‘bimberLoadFbSdk’, loadFB);
})();

Enjoyed this video?
"No Thanks. Please Close This Box!"