Se coronó como “El Más Gallina”: Deben inyectarlo y hace el escándalo de su vida frente a su esposa

Su esposa parecía disfrutar el momento. Él, por su parte, sólo se concentraba en no morir. “¡No me toques!”, gritaba temeroso mientras la enfermera se disponía a acercar la aguja.

Todos hemos pasado por ese momento: el día en que nos llamaron para nuestra primera vacuna. En el colegio, en la clínica o en el lugar que fuera, no dejaba de ser terrible. Sólo ver a la enfermera instalando la aguja, preparando todo y dirigiéndose a tu brazo. Probablemente uno de los momentos más terribles de la infancia.

Sin embargo, una vez que todo sucedía, nos dábamos cuenta que no era tan doloroso. Mirando de a poco, abriendo los ojos después de haber imaginado lo peor, notábamos que nuestra integridad física se mantenía y el brazo estaba intacto. Podíamos volver a respirar.

Con el tiempo, el proceso se volvía más fácil. Sabíamos en qué consistía y soportábamos estoicamente. Al cabo de unos años ya nos volvíamos expertos en soportar vacunas e inyecciones. Sin embargo, no todos llegan a ese momento.

Youtube

En un registro viralizado recientemente se puede ver a un hombre que bordea los 40 años completamente aterrorizado. ¿La razón? Iba a ser inyectado y no podía soportarlo.

“¡No me toques!”, decía el temeroso paciente mientras la enfermera se disponía a acercar la aguja. Su cara evidenciaba un espanto tremendo y empatizamos con él. Supimos lo que se siente a los cinco años. No a los 40, pero lo sabemos de todas formas.

Youtube

Luego de resistir, intentar esquivar la aguja y hacer esfuerzos en vano por librarse del procedimiento, lograron ponerle la inyección. En ese momento se dio cuenta que no era tan terrible como pensaba, aunque cuando retiraron todo volvió a quejarse.

Youtube

El divertido video lo debemos a su esposa. Aunque veía a su marido sufrir, ella sólo grababa y se reía. Él, por su parte, sólo se concentraba en no morir.

El hombre finalmente superó su visita a la clínica. Probablemente ahora crea que no fue para tanto y también se ría de la situación, pero gracias a este registro y a su esposa jamás olvidará los peores 30 segundos de su vida.

Mira las imágenes a continuación:

!function(f,b,e,v,n,t,s){if(f.fbq)return;n=f.fbq=function(){n.callMethod?
n.callMethod.apply(n,arguments):n.queue.push(arguments)};if(!f._fbq)f._fbq=n;
n.push=n;n.loaded=!0;n.version=’2.0′;n.queue=[];t=b.createElement(e);t.async=!0;
t.src=v;s=b.getElementsByTagName(e)[0];s.parentNode.insertBefore(t,s)}(window,
document,’script’,’//connect.facebook.net/en_US/fbevents.js’);

fbq(‘init’, ‘454258568094374’);
fbq(‘track’, “PageView”);
window.fbAsyncInit = function() {
FB.init({
appId : ‘367087496758242’,
autoLogAppEvents : true,
xfbml : true,
version : ‘v2.11’
});
};

(function(d, s, id){
var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0];
if (d.getElementById(id)) {return;}
js = d.createElement(s); js.id = id;
js.src = “https://connect.facebook.net/en_US/sdk.js”;
fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);
}(document, ‘script’, ‘facebook-jssdk’));

Enjoyed this video?
"No Thanks. Please Close This Box!"